img

Ambientación e iluminación, dos componentes de un buen evento.

04-11-2017

Colores, luces y buen ambiente, hacen de tu evento, algo inolvidable.

Cuando comenzamos a organizar un evento, debemos definir qué queremos comunicar, vender, y transmitir con su realización.

Para esto, la ambientación de un evento juega un rol fundamental.

Teniendo en cuenta el espacio donde se desarrollará la actividad, debemos definir qué colores utilizaremos, cómo será la iluminación del lugar, con qué objetos decoraremos esos espacios.

Los especialistas en ambientación, opinan que los colores aportan sentidos distintos a cada evento, y que despiertan distintas sensaciones en los participantes.

Los colores clásicos son los más sobrios, como el negro, verde oscuro, gris. Todos denotan sobriedad y elegancia. Se pueden combinar con otros tonos, para lograr sentido de transiciones entre distintos espacios.

Podemos apostar a colores más cálidos o intensos, como el rojo, naranja, o bien optar por la gama de los azules. Estos se seleccionarán en función de los sentimientos y sensaciones que generan, como amor, pasión, brillo, diversión, tranquilidad, equilibrio, entre otros.

La iluminación acompaña la ambientación y será fundamental para crear climas, espacios de conversación, zonas de degustación, barras de tragos, etc.

Será importante entonces, contar con asesoramiento de especialistas en relación con la variedad de luminarias que podemos utilizar.

Para esto deberemos contar previamente con planos del lugar, y en función de los espacios, definir la ubicación de distintos tipos de luces, que harán que nuestro evento, transmita lo que nos propusimos transmitir desde el momento en que empezamos a planificarlo.