Historia de la torta de casamiento

Comparti esta nota!

Sin dudas es el elemento infaltable de toda celebración de casamiento, pero muy pocos conocen el por qué de esta tradición y cuál es su origen. Acá te presentamos su historia.

El pastel de bodas forma parte de la ceremonia nupcial desde tiempos medievales. Se dice que la tradición nació en la antigua Roma hace unos 1900 años, como una práctica que más tarde se convertiría en una costumbre.

Al principio los romanos realizaban unos pequeños panes a base de harina, uno de los símbolos de fertilidad y prosperidad. El novio comía, durante la ceremonia, una parte del pastel y rompía el resto encima de la cabeza de la novia. Esto era símbolo de buena fortuna y bendición.

Los invitados intentaban obtener algunos trocitos de lo que quedaba del pastel porque creían que con esto compartirían la prosperidad de la futura pareja.

Con los años el tamaño de los pasteles fue aumentando y se fueron modernizando, por lo que se volvió imposible continuar con este ritual.

No fue hasta el siglo XVII que empezó a concebirse la tarta como la conocemos hoy en día. Entonces, en Inglaterra se puso de moda hacer muchas tartas (a veces llevadas por los invitados) y apilarlas, adornándolas con frutas y nueces. La tradición era que los novios se subieran encima y se besaran.

Como este sistema era poco estable, a mediados de siglo se abandonó la idea de las múltiples tartas apiladas por la de hacer un único pastel enorme.

Éste comenzó a llamarse “el pastel de la novia” y como ingrediente secreto tenía escondido un anillo de cristal. Se decía que quien lo encontrara se aseguraba un año de felicidad, y si se trataba de una joven, ésta sería la próxima en contraer matrimonio, similar a la actual tradición del ramo de flores.

Muchas personas consideraban que el pastel de bodas debía ser de color blanco como símbolo de pureza. Sin embargo, los ingredientes necesarios para lograr que fuera blanco eran difíciles de conseguir, por lo que pasó a representar un símbolo de riquezas.

Cortar el pastel de bodas representa, simbólicamente, la primera labor que los novios realizan conjuntamente.

Tradicionalmente el primer trozo de pastel se corta para la novia con la ayuda del novio. Al principio esta labor era sólo de la novia, quien cortaba el pastel para servirlo a la familia del novio, como símbolo de su dedicación a la nueva familia. Después de esto, los demás invitados podían servirse, e incluso llevarse algunas porciones a su casa.
Se decía que si una dama de honor dormía con un pedazo de la torta debajo de la almohada podía soñar con su futuro marido.

El Pastel de Boda representa la abundancia que se espera para el nuevo matrimonio y el partirlo juntos simboliza que los novios se apoyaran mutuamente y buscaran un porvenir en pareja. Aunque muchas parejas ya no consideran importantes estos rituales, el momento de partir el pastel, juntos como pareja, es una de las tradiciones que más han perdurado a lo largo de los tiempos.

Comentarios en Facebook